¿Qué entendemos por compras compulsivas? Es el impulso irrefrenable, incontrolable, repetido e intenso por comprar. La persona compradora compulsiva refiere no poder dejar de hacerlo y necesitar comprar cada vez más. No es un problema que afecta únicamente en fechas como Navidad, sino que para ellos cualquier excusa y momento es bueno para hacerlo.

¿Se considera una adicción? Sí, pero es una adicción encubierta, es decir, la persona no reconoce que tiene un problema y ve normal su comportamiento. Se puede considerar que alguien es comprador compulsivo, cuando gasta grandes cantidades de dinero en comprar cosas poco útiles, gasta más de lo que puede, miente a sus familiares o personas cercanas sobre sus compras, las oculta, pide dinero a otras personas para comprar, afecta a sus relaciones familiares y sociales, interfiere en su vida laboral…

La compra provoca un sentimiento de satisfacción inmediata en la persona y cada vez necesita comprar más para aumentar ese sentimiento. Esa satisfacción no es real, porque en el momento en que se produce la compra la genera pero luego sigue necesitando hacerlo, se siente vacía y culpable por lo que ha hecho, por lo que la satisfacción dura un breve espacio de tiempo.

¿Qué es lo que provoca que el comprador compulsivo compre? Suelen ser personas con una baja autoestima, falta de control de sus impulsos, pensamientos distorsionados sobre la necesidad de comprar y dificultad para afrontar problemas.

Es un problema que afecta normalmente a mujeres de entre 30 y 40 años, además con el uso de las nuevas tecnologías se ha agravado porque hay mayor acceso a comprar también por internet.

Si quieres aprender a modificar tus pensamientos negativos y a sustituirlos por otros alternativos, no dudes en contactar con mi consulta de Psicología en Zaragoza, a través del teléfono 628 789 258 o a través del formulario de contacto.